Articles in Category: Artículos de fe

Acompañamiento Espiritual a enfermos

Acompañamiento Espiritual a enfermos

Toda persona tiene en su interior la capacidad de hacerse la pregunta por el sentido último de las cosas, de la visión global de la vida, de considerar su complejo mundo de valores. La dimensión espiritual posee un carácter universal; son necesidades de las personas, la búsqueda de la nutrición del espíritu, de una verdad esencial, de una esperanza, del sentido de la vida y de la muerte. La persona que acompaña a todo enfermo en este proceso se convierte en un agente espiritual; en el encargado de dar espacio al diálogo interior de aquel que sufre, para que él mismo pueda dar voz a sus preguntas y vida a sus respuestas.

Disfruta el silencio

Disfruta el silencio

Vivimos en una sociedad que en general es apresurada. Los días pasan de actividad en actividad, de estímulo en estímulo, de cliente en cliente. Y qué decir de la computadora y el celular; me pasa seguido que estoy concentrada en algún trabajo en la laptop y de repente me acuerdo que tenía un dato importante que mandar por el WhatsApp. Entonces me pongo a revisarlo y veo que tengo varias notificaciones de Facebook y se me van bastantes minutos “tonteando”. Cuando me doy cuenta ya pasaron 15 ó 20 minutos y no chequé el dato que tenía que mandar en el correo. ¿Te ha pasado?

¡No hay tiempo que perder!

¡No hay tiempo que perder!

El tiempo como es bien sabido es un recurso no renovable. El tiempo es un tirano si así lo permitimos, pero también es nuestro amigo si sabemos aprovecharlo. Hoy hablaré del tiempo porque a diario hablamos todos de cómo se va cual si fuera agua entre las manos. La Madre Teresa de Calcuta lo dijo alguna vez “Hoy todo el mundo da la impresión de andar acelerado. Nadie parece tener tiempo para los demás: los hijos para sus padres, los padres para sus hijos, los esposos el uno para el otro…” y yo le agregaría los amigos para los amigos, los creyentes para Dios. ¿Y por qué razón sucede esto? ¿Qué antes no pasaba? ¡Claro que sí! Pero con menor rapidez, y lo irónico de esto es que el tiempo siempre es el mismo, somos nosotros los seres humanos que lo aceleramos o lo detenemos, dependiendo de lo que anhelemos.

Necesidades espirituales más relevantes en el enfermo terminal.

Necesidades espirituales más relevantes en el enfermo terminal.

La expresión “necesidad de” se refiere clásicamente a un objeto cuya falta puede ser “llenada” por el objeto mismo, pero en realidad esta interpretación mantiene la confusión habitual entre necesidades y satisfactores.  ¿Y en el caso de la dimensión espiritual del hombre, podemos hablar de necesidades? ¿Se puede hablar en términos de “necesidad” cuando se trata del cuestionamiento del hombre sobre sí mismo? Quizás, por ahora, lo único que podemos afirmar es que la necesidad espiritual existe, pues su no satisfacción entraña sufrimiento. Y, también podríamos decir que puede haber una definición negativa de las necesidades espirituales, que no son ni estrictamente físicas, ni estrictamente psicológicas.

La influencia de San Luis de Montfort en la Iglesia

La influencia de San Luis de Montfort en la Iglesia

Un relato de la vida de San Luis de Montfort ilustra su pasión. En el pueblo de Pontchâteau, San Luis animó a los campesinos a construir un enorme monumento a la Pasión de Cristo sobre una colina cercana. Durante 15 meses cientos de campesinos ofrecieron sus habilidades y trabajos para edificarlo. Una vez terminado, lucía como una construcción sólida, una verdadera obra de amor. Pero el día previo a su dedicación por el obispo, Luis recibió la noticia de que sus enemigos habían convencido al gobierno de destruirla. (Habían mentido a las autoridades diciéndoles que la estructura serviría como fortaleza contra el gobierno.) Cuando Luis recibió esta decepcionante noticia les dijo a las miles de personas presentes para la ceremonia de bendición: “Esperábamos construir un Calvario aquí. Construyámoslo en nuestros corazones. Bendito sea Dios”.

Eres más grande que tu problema

Eres más grande que tu problema

Dios piensa que eres más grande que tu problema. Lo que piensas de ti mismo es subjetivo. Has sido influido por las afirmaciones de tus padres, las opiniones de tus amigos, los desprecios de tus enemigos, las influencias de las parejas que has tenido, y las memorias que se han quedado grabadas para siempre dentro de ti.

Decálogo para organizar tu tiempo

Decálogo para organizar tu tiempo

 

En medio de nuestro frenetismo, de tantas y tantas cosas y preocupaciones, de tantos y tantos pendientes que se van acumulando en nuestra mesa y en nuestro corazón, necesitamos detenernos un momento para analizar cómo estamos viviendo nuestro día, en pocas palabras, cómo estamos aprovechando nuestro tiempo y si realmente lo estamos dedicando a lo esencial, o se nos escurre de entre las manos como el agua sin saber a dónde se nos va, llenando el tiempo en salir al paso de esas miles de necesidades cotidianas que nos hacen pensar cuántas cosas he hecho y que, en definitiva, todas juntas no hacen ni una sola de las que realmente valen, por eso, detente un momento, es necesario, tal vez esta reflexión cambiará para bien tu vida. Te comparto este decálogo de cómo utilizar bien tu tiempo.

El fin de año cristiano

El fin de año es un buen tiempo para meditar que hemos realizado de lo que nos hemos propuesto al inicio de año, también nos invita a meditar en nuestra relación con Dios ¿Será que hemos tenido algún propósito en relación a Dios al inicio de año?, o solo fueron propósitos vanos e individualistas como bajar de peso, estudiar para superarme mejorar en algo de lo que me gusta, etc. Si no lo hemos visto desde este punto de vista ahora es tiempo de iniciar, desde ya practica las actividades propias de los cristianos de los que nos hacemos llamar hijos de Dios, y la iglesia nos invita a preparar nuestros corazones para recibir al Rey de Reyes al Señor de Señores.

La seriedad de la Navidad

Reflexión de Navidad

La seriedad de la Navidad

En general, la Navidad toma la encarnación del Verbo de Dios en la parte más descomprometida e infantil. Es un niño quien ha nacido. Y un niño no dice cosas serias. Este Niño Dios no ha dicho todavía “Sed perfectos”, ni “sepulcros blanqueados”, ni “vende tus bienes y sígueme” ni “Yo soy la Verdad y la Luz”. Todavía está callado este niño. Y nos aprovechamos de su silencio para comprarle el Amor barato, a precio de villancicos y panderetas.